Skip to content

Feliz día del Libro – 23 de abril 2013

abril 22, 2013

23 – Abril – 2013 ¡Feliz día del Libro!

Autor y lector juntos, siempre juntos.

480287_10151213466653479_1258603792_n

Castilla habla en silencio por esos páramos y cerros, sobran las palabras. Un castillo, un surco, un chopo, un olmo, un camino sin retorno, un campanario, un palomar, un bando de perdices, sol de agua, luna fría, nubes rojas algodonadas, estrellas colgantes casi alcanzables. Un río, una amapola, lirios, almendros, nogales, vides, trigo, cebada, centeno, girasoles, cielo inmenso, día eterno.

(de mi libro  “20 poemas de esperanza y una canción de amor“)

67893_181668745176820_2145072_n

Pocas cosas tienen una fuerza tan poderosa, universal y definitiva como el amor de una madre, poco existe con tanta rotundidad, certeza y emoción.

cartas de amor 1
Cartas de amor a mi madre es una prueba de este amor cuando no puede ser, cuando hay algo que por diversas causas imposibilita ese amor imperecedero y único.
Cuando un ser no llega a nacer deja tras de sí un camino de fracaso y de dolor; este libro es el encuentro imposible y emocionado de los que nunca llegaron a estar y dejaron su huella en un amor imposible.

Escrito con una detallada sensibilidad, Vitaliano de la Cruz ha construido un libro donde tiene la vida un sentido lleno de revelaciones y sentimientos.
Recorrido emocionado y tranquilo por todas las regiones de España repleto de historias de mujeres hijos e hijas, con el aborto sí/no como eje conductor de todas las situaciones, ficticias, que no te dejarán indiferente. Cartas de amor, cartas de vida y muerte.
Lo puedes encontrar en la Casa del Libro.

iglesias

Todos buscamos un sueño, alcanzar la meta, triunfar en lo que te propones, no queremos fracasar.
Yo lo tuve en la punta de la mano, a un paso y se me negó, se torció, me dio la espalda de una manera injusta y malsana.
En esa soledad de las iglesias fui fortaleciéndome y saliendo del pozo de la desidia y el desánimo que me inundaba y me impedía ser feliz; yo, intentando dar siempre buenos consejos, animando a los demás, dejándome la piel por cada uno de mis corderos, familiares, alumnos, amigos, personas corrientes de cualquier status social y me veía parado, bloqueado. Tenía que superarlo fuera como fuera.
En las Iglesias del Barrio de Salamanca, me sané y curé y aquí estoy contento y feliz. La experiencia no ha sido en balde. Valió la pena.

(Contraportada de mi novela En la soledad de las iglesias)

Anuncios

From → Noticia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: