Skip to content

Navidad para los Niños de la Plaza de Dalí en Madrid

noviembre 29, 2015

20151129_153738

Navidad para los Niños de la Plaza de Dalí en Madrid

Los niños de la Plaza de Dalí están huérfanos y tristes. ¿Por qué? En estos días de Navidad la Plaza era un hervidero de ilusiones y fantasías  para nuestras niñas y niños con la magia de las luces parpadeantes  y ver a sus personajes  de hadas y cuentos moviéndose a su antojo por entre toboganes, trenes, caballitos, coches…  Globos de colores, villancicos de la abuela, magia envolvente que se veía reflejada en  la expresión de sus ojos de sorpresa y las sonrisas enormes de sus caras bonitas. A pesar del frío, la espera, los empujones, la masificación… valía la pena y muy pocos lloraban o se enfadaban. Las madres y padres  parecían estar contentos y satisfechos  a pesar del esfuerzo, la paciencia y las inclemencias del tiempo.

Este año se truncó la felicidad. Adiós a la inocencia y a la libertad de ilusiones y sensaciones infantiles. Como oferta, un búnker hermético, agobiante, poco estético, aséptico y para nada atractivo. Tienes que entrar, cuando te toque y haya función,  en el túnel de los “mayores” que van a tratar de divertirte y sacarte un grito o una sonrisa teledirigida contándote cuentos y aventuras de otros tiempos, de otra época aunque sean para niños. El personaje que te recibe a la puerta no tiene cara de muchos amigos. A la salida desolación, soledad. No hay luces multicolores ni canciones para niños. Ni una sola ovejita o un castillo. Ni un Belén con niños… Solo frío, noche desapacible, personas mayores que van y vienen ajenos por completo a lo que pasa dentro de las mentes expectantes de unos niños que no saben a dónde ir ni qué hacer. Y sus padres o familiares, abuelos incluidos… utilizando todas las estrategias posibles para aguantar el chaparrón y estar a la altura de inventiva, o tararear alguna canción de Navidad y cautivar a los pequeños que esperan todo.

Esta Navidad a las niñas y niños de la Plaza de Dalí los han quitado parte de sus sueños y están huérfanos del Espíritu de la Navidad.  Reivindico sus derechos a divertirse, disfrutar y sonreír.  Estoy a favor de sus ilusiones y fantasías. No creo que sea por cuestiones económicas. No marchiten la ilusión y esperanza de unos seres humanos que están empezando a vivir dentro de la gran urbe que impersonaliza todo. Esto no hace daño;  al contrario, les ayuda a volar, bailar, cantar, saltar, soñar en estos Días de Navidad.

Vitaliano de la Cruz

Avd. Felipe II, Plaza de Dalí, Madrid

Navidad 2015

navidadvita2015 -1

Anuncios

From → Noticia

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: